FROM THE BLOG

Joaquín, el colorista

La especialización es uno de los caminos más directos al éxito de los proyectos audiovisuales de cualquier índole y, además, es la clave del crecimiento del sector. En las grandes industrias, cada etapa del proceso tiene un experto a cargo que cuida con su conocimiento cada detalle. Eso se ve reflejado en el resultado final de cualquier producto.

En el Centro Audiovisual Medellín tenemos la convicción de que este es el camino correcto para el fortalecimiento de la comunidad audiovisual del país, y entre nuestros integrantes contamos con expertos en muchísimos temas: producción, montaje, actuación, dirección, música, dirección de fotografía, etc.

Así mismo, tenemos la fortuna de contar entre nuestros integrantes a Joaquín Olaya, uno de los coloristas más importantes de la ciudad y quien, actualmente, únicamente está dedicado a esta etapa de la postproducción.

La trayectoria de Joaquín es importante. Además de haber participado en diversos comerciales de reconocidas marcas; películas como Jericó, el infinito vuelo de los días (2016), Pasos de Héroe (2016), Talento Millonario (2017), Héctor El Father, conocerás la verdad (2018), entre otras, ha trabajado en videoclips de artistas tan importantes como J Balvin, Yandel, Fonseca, Ozuna, Piso 21, entre otros.

 

image3

“Un colorista tiene que tener arte y técnica”

“Lo más importante, a lo primero que tiene que llegar cualquier colorista es entender el humor del video, el tono. Entender qué se quiere decir”, asegura Joaquín. “Porque la gente suele creer que con la colorización va a hacer que el video se vea más bonito y eso no siempre funciona. ¿Más bonito es qué? Más bonito no existe. Es traducir lo que el video quiere decir a la luz y al color y aplicarlo, para que el video, en su forma, sea consecuente con lo que su contenido está mostrando”, complementa.

Para poder expresar a través del color la esencia del video, según Joaquín, “un colorista debe tener arte y técnica”. La sensibilidad artística, el conocimiento de los conceptos y referentes permite hacer un trabajo contundente. “Además, trabajamos con cosas muy técnicas porque las pantallas son técnicas, entonces hay que saber sobre espacios de color, sobre curvas de gama, las posibilidades de las cámaras y las pantallas, y sobre archivos y formatos como tal; porque todo eso va a estar limitándote o fortaleciéndote en lo que hacés”.

 

“Un ejercicio camaleónico”

Sobre la colorización, Joaquín afirma que, una vez recibido el material, es necesario hacer “un ejercicio camaleónico”, para poder aportar a la idea general. “Aunque tiene su propia visión, el colorista debe entender qué es lo que está haciendo, mirar los referentes y hacer exploraciones diferentes y nuevas cada vez, porque si no se queda haciendo lo mismo siempre y esa no es la idea. Si uno no está creando constantemente, va a terminar en el olvido”.

Por otro lado, comenta que su trabajo debe estar en función de algo previamente establecido. “Finalmente, se busca hacer lo que el fotógrafo no puede hacer con la cámara y con la luz, pero para lo que estuvo también trabajando”, asegura. “Seguir la línea trazada desde preproducción. La posición ideal del colorista es trabajar a favor de lo que la imagen ya trae, no en contra, que es lo que muchas veces pasa”, complementa Joaquín.

De a poco, en diversos proyectos va labrando su reconocimiento e imprime su sello, que él describe como “200% de dedicación y nunca repetirme. Para mí es importante que la gente sepa que va llegar donde una persona que va a hacer hasta lo imposible por lograr algo diferente y que encuentre lo que de alguna manera estaba buscando quien me contrate”.

MI_GENTE_2_COLOR_20170602_MI_GENTE_COLOR2[42]_1615

Imagen del video de “Mi Gente” de J Balvin

“En este momento también estoy haciendo un esfuerzo muy grande por crear, por hacer. Lo que sigue en mi vida es viajar, quiero estudiar creación audiovisual y complementar todo. Con el color no hay un límite. Yo quisiera hacer muchas películas, ese es mi objetivo: dedicarme a colorizar películas”, concluye.

 

Las recomendadas de Joaco

Para concluir esta entrevista, quisimos preguntarle a Joaquín, a quien todo el mundo afectuosamente le dice Joaco, tres películas en las que destaque el trabajo de colorización.

  1. Her (2013), dirigida por Spike Jonze. “Me gustó porque es una película en la que el color cambia muchísimo todo el ambiente, hace que la película tenga una personalidad muy específica, muy original y muy armónica también. No solo la corrección de color como tal, sino la dirección de arte, que también es importante a la hora de definir el color”.
  1. Macbeth (2015), dirigida por Justin Kurzel. “Lo que pasa en este película es que, ahora sí, la corrección de color se vuelve muy protagonista porque se viran los colores, dejan de ser naturales y adquieren una tonalidad específica; todo se vuelve o muy magenta, muy verde o muy rojo, y eso va transmitiendo emociones muy puntuales. En ese caso el color no es sutil sino que se vuelve un personaje también, algo más que cuenta la historia. Es tan fuerte que nunca pasa desapercibido”.
  1. El Aviador (2004), dirigida por Martin Scorsese. “No es de mi agrado estético, pero todo se modificó. El color en esa película es muy fuerte. Es un ejercicio en el que todos los colores naturales cambian. Hay que mencionarla porque hay una exploración muy interesante. Vos la ves y es inconfundible”.

El Centro Audiovisual Medellín es el espacio ideal para que profesionales como Joaquín, quien es Virtual CAM, cuenten con una plataforma estable para el crecimiento sus proyectos. Los invitamos a hacer parte del CAM, una de las comunidades audiovisuales más importantes del país.

Para conocer más sobre el trabajo de Joaquín, los invitamos a visitar su sitio web.

Esto hay que compartirlo...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *